Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/1/d584428927/htdocs/clickandbuilds/AntonioDeMiguelAnton/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5467
Seleccionar página

Se empeñan en que sea un tío normal. Se empeñan en que piense normal y en que aplique las ideas de forma normal. Se empeñan en que busque las mismas soluciones que los demás, en que estudie los problemas como los demás. Se empeñan en que imagine lo mismo que todos, en que tenga la misma visión, en que cometa los mismos errores que los demás.

Quieren que ría como los demás, que critique como los demás, que me gane el respeto como los demás. Quieren que aguante como los demás, que aprecie la belleza como los demás, que respire y viva como los demás. Quieren que tenga los mismos principios de los demás, que desee lo mismo que los demás, que disfrute de lo mismo que disfrutan los demás.

Insisten en que tenga las mismas metas que los demás, en que reaccione como los demás y me importe lo mismo que lo de los demás. Se empeñan en que mi pasado, mi presente y mi futuro sea el mismo que el de los demás. Se obcecan en que tenga las mismas preocupaciones que los demás, que las elimine de mi cabeza igual que los demás. Se obstinan en decirme quien tengo que ser, como tengo que ser.

Están empeñados en marcarme el camino para convertir mis sueños-que son los suyos- en realidad. Se obstinan en que empleemos todos, sus mismas fórmulas de vida, en que pensemos igual que ellos, en que tengamos la misma inteligencia que ellos. Piense por mi y viva por mí, esa es la clave de su éxito. No, será del suyo.

No tengo ningún talento especial, simplemente intento no volverme un hombre normal, pero cuesta. Hay una fuerza motriz, una inercia poderosa que me empuja a ser como los demás, a pensar como los demás y a resolver las cosas, de la misma manera que los demás. He sido educado como los demás, me han regado como los demás, me han evaluado como los demás.

Si para ser alguien, tengo que ser como los demás; prefiero ser nadie. Y no tengo miedo a estar aquí solo; tengo miedo a que los demás no lleguen nunca a ser ellos mismos, a que no alcancen el terreno de lo autentico, a que continúen siendo como los demás; porque entonces, todo seguirá como hasta ahora.

Pin It on Pinterest