Seleccionar página

EN CUANTO PUEDA DE LA VUELTA

adiccion_al_amor

Me comentaba un amigo que este verano ha tenido la mala suerte de tropezar con una manipuladora emocional. Estas personas son expertas en el chantaje emocional y ésta además es víctima constante y goza -según me confiesa- de alta sensibilidad. Es muy teatrera, llorona y muy muy derrotista.

Constantemente, durante el verano, le ha estado pidiendo explicaciones de con quién estaba, qué hacía, dónde iba…Y por lo visto, conjetura y argumenta a su manera a tales límites y confabula con mentiras tan persuasivamente, que vuelve realidad su propia mentira. Y en ocasiones tiene expresiones tales como “no te reconozco”, “¿Cómo me haces esto”, “eres un egoísta”; claro es una realidad cimentada en una mentira inventada y creada por ella.

Lleva todo el verano diciéndole que le quiere mucho y que no puede estar sin él, pero en cuanto tiene oportunidad le pone a parir a sus espaldas. Incluso tiene la habilidad de poner en escena a muchas otras víctimas para que todos sientan lástima de sus lamentos y desgracias; así tener a todos al retortero y que puedan opinar sobre el drama que vive buscando su compasión.

Le gusta compartir su tóxica relación y llamar la atención de los demás, lo hace en cuanto tiene oportunidad, en redes, por teléfono o en WhatsApp. Es repetitiva y contamina todo su entorno y su ambiente cuando está triste o cabreada. Ella nunca es responsable de nada, siempre es víctima de su mala suerte, tanto en el amor, como con su familia, como con su trabajo, como con sus amistades.

Tiene la habilidad de hacerle creer que es hipersensible, que sufre mucho por los demás, pero lo que le pasa es que tiene la autoestima a la altura de los tacones que suele llevar y por eso busca víctimas de las que nutrirse y a las que hacer partícipe de la relación de pareja que tiene con mi amigo. Hoy mismo le decía a mi amigo que cuando permites que en el buque de la relación de pareja entren mas pasajeros, corres el riesgo que el barco se hunda. Por lo visto él se lo ha comentado, pero- me comenta- que no ha entendido la metáfora, la ha obviado como el que evita una piedra en su camino.

Estoy intentado poner tierra de por medio -me dice mi amigo- y no enfangarme con su mierda, pero “me cuesta mucho”, tal vez sea demasiado tarde ya me comenta. “Es un sin vivir, es como una hemorroide con la que has aprendido a convivir”…Si alguna vez creen estar ante una relación así den la vuelta y salgan corriendo antes de que sea demasiado tarde.

Feliz resto de verano.

Pin It on Pinterest