Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/1/d584428927/htdocs/clickandbuilds/AntonioDeMiguelAnton/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5467
Seleccionar página

Tengo una amiga que siempre me habla de tópicos de hombres y mujeres. Tiene teorías para todo… Ella tiene la teoría que la mujer siempre se casa creyendo que el hombre cambiará. Y que el hombre se casa creyendo que la mujer no cambiará. Hoy hablábamos del periodo de noviazgo y me decía que…

…Bueno, mejor os lo cuento, después de acercaros la mejor pregunta de la semana:

¿Sueles mirar a los ojos de la persona con la que hablas?
Volviendo a mi amiga, ella decía que las mujeres, durante este periodo, escuchan más y mejor que en el resto de su vida y que el hombre pasa, durante este periodo de noviazgo, por una “locuacidad efímera”. ¿Qué opinan de su teoría? Qué importante es la comunicación y cuanto se deteriora y desvirtúa con el enfado… ¿Verdad?

…Ya saben lo que decía Gila: “El matrimonio es como el metro, los que están fuera quieren entrar y los que están dentro quieren salir.”
…Y volviendo al asunto de la mirada. Lo que más me llama la atención de los animales son sus ojos. Creo realmente que son el espejo del alma. De los ojos más impactantes que hay, son los ojos de los mochuelos. Son grandes y amarillos y parecen siempre sorprendidos o enfadados. Carecen de movimiento en el interior del cráneo-por eso rotan la cabeza- y pueden ver cualquier objeto con ambos ojos al mismo tiempo; eso les permite tener distintos puntos de vista y capturar mejor a sus presas.

Los mochuelos son las únicas rapaces nocturnas con ojos adaptados a la luz diurna. Su población ha descendido más de un 40% en la última década (50.000parejas en toda España). Algunos ornitólogos creen que siguen un camino cercano y paralelo a la burbuja inmobiliaria. Tienen-los ornitólogos- la curiosa teoría que estos mochuelos desaparecieron notablemente, debido a que los viejos olivos fueron arrancados- por inútiles- del medio rural, para replantarlos en las urbanizaciones como monumentos. Esto provocó la desaparición de sus agujeros-casas y en consecuencia su muerte. ¿Recuerdan el dicho: cada mochuelo a su olivo? Pues algunos, por lo visto, se quedaron sin olivo.

Esos gritos agudos y cortos-a modo de maullidos- ya se oyen menos, eso es cierto. Ese ciuu-ciuu en el asombro, ese huu-huu en el apareamiento o ese quec-quec como señal de alarma, apenas se escuchan en nuestros campos al atardecer, eso es cierto, pero la verdadera razón de su muerte, radica en la multitud de atropellos en carreteras que hay y en la gran cantidad de envenenamientos por plaguicidas, debido a la intensificación de la agricultura. Para entender muchas cosas, deberíamos hablar de las políticas agrarias, del abandono de los cultivos tradicionales, de la eliminación de lindes y de todos esos árboles viejos, que formaban parte de nuestra normalidad y que tanto han modificado el hábitat que necesita el mochuelo y tantos otros.…Y es que hemos aceptado como normal todo lo anormal.

Mi posdata de hoy, la escribo pensando en todas esas personas diferentes, con todas esas formas diferentes de mirar: mirando siempre a los ojos, sin mirar nunca, mirando al infinito, con mirada ausente, mirando a un punto fijo, con mirada penetrante, con mirada que ni fu ni fa…¿Cómo miras tú?

Pin It on Pinterest