GUADALAJARA Y SU ZBE

Hoy se ha aprobado definitivamente en el Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara la Ordenanza reguladora de la implementación de la zona de baja emisiones de Guadalajara. Se ha hecho con el voto contrario de AIKE y el favorable del PP, del PSOE y sorprendentemente el de VOX. Curiosamente la zona delimitada en Guadalajara no es la zona de mayor tráfico pero si una zona que de por si ya es compleja en sus aparcamientos y sobre todo muy limitada para su comercio.

Muchos guadalajareños nos hacemos muchas preguntas: ¿Para qué sirve esta ZBE. ¿En qué mejora nuestra calidad de vida? ¿Que beneficios nuevos nos va a aportar? ¿Tendrá algún sentido tanta inversión en señalética, en fibra óptica soterrada, en la instalación de cámaras, en campañas de publicidad, en su gestión? ¿Mejorará la movilidad y la circulación en la ciudad con tantas restricciones? ¿Mejorará el problema de estacionamiento? ¿Mejorará la calidad del aire y mitigará las emisiones de gases de efecto invernadero? O por el contrarió condenará aún más el centro de nuestra ciudad de por sí ya muy vapuleado.

No podemos aplicar las mismas medidas en grandes urbes como Madrid o Barcelona que en una población como Guadalajara, por el grave perjuicio que supondría especialmente para nuestro pequeño comercio y el día a día de la ciudad. La Estrategia europea a favor de la movilidad de bajas emisiones recalca que es imprescindible que los municipios pongan en marcha incentivos para las energías y los vehículos alternativos de bajas emisiones, una planificación de la movilidad urbana sostenible, un cambio modal hacia los desplazamientos activos (en bicicleta o a pie), un transporte público mejorado y otras medidas de promoción de la movilidad sostenibles tendentes a reducir los atascos y la contaminación derivados del gran número de automóviles en las calles. ¿Se ha hecho algo referente a estos asuntos? Ya les digo que no, que esta Ordenanza es tan solo un paripé para acatar la norma europea y ser obedientes y sumisos a esa Agenda 2030 que nos quieren implantar obligatoriamente, un paripé que nos va a costar un millón de euros.

En Guadalajara, me temo que esta ZBE va a perjudicar y complicar la vida a los guadalajareños. Se va a bloquear aún más las zonas implicadas, las calles adyacentes y las glorietas que de por sí ya estaban sobresaturadas. Se va a apagar aún más el comercio en esta zona. Es una pena que se legisle a espaldas de los vecinos y que no se escuche sus propuestas, sus problemas y sus soluciones y se anteponga a todo ello la ideología partidista.

ALEMANIA, FRANCIA… ¿Y ESPAÑA?

Durante estos días me han preguntado muy a menudo sobre las movilizaciones y las protestas de los agricultores en Alemania, Francia y el resto de Europa; sobre el ataque a nuestros camiones por los agricultores franceses y sobre si el sector primario también se debería movilizar en España.

Desgraciadamente los agricultores franceses creen que el precio de los productos españoles es muy bajo y suponen una competencia desleal para el resto de productores, sobre todo para los productos franceses. Los productores españoles no somos el enemigo a batir, nuestro sector primario también sufre las consecuencias de unos costes de producción que se han disparado, de una burocracia excesiva con cantidad de normas y documentación; de problemas por ausencia de agua y de legislaciones “verdes” que penalizan la productividad y que repercute en el precio final. Por supuesto también somos sufridores de competencias desleales de países extracomunitarios y de un desajuste del mercado que puede terminar por hacer correr riesgos a la hora de garantizar los suministros alimenticios.

Hay que levantar la voz y denunciar la situación que vive el mundo rural en España. Los agricultores y ganaderos, son pilares fundamentales de nuestra sociedad y se ven sometidos a presiones económicas y regulatorias que amenazan su subsistencia y la estabilidad de nuestras comunidades rurales. Este problema no solo afecta a Alemania, a Francia o a Polonia y a sus agricultores; afecta a toda Europa y a las sociedades occidentales que están ante un momento muy difícil porque se ha despreciado y olvidado al campo y culpabilizado a los agricultores y ganaderos. La sociedad urbana no debería vivir de espaldas a los problemas y de las movilizaciones del sector primario, también es su problema. De no atajarlo y poner soluciones de una forma urgente con políticas eficaces estaremos ante un posible problema de interés general por escasez y brutal encarecimiento de los alimentos.

El mundo rural y el Sector Primario necesitan unir voluntades y centrarse en la lucha de un propósito común. Necesitan líderes que unan y no que dividan dadas las circunstancias actuales que vivimos. Debemos de procurar la unidad de todos los sectores productivos del mundo rural español bajo una misma bandera y agrupar las voces en una potente respuesta del sector primario.

Los agricultores y ganaderos españoles tienen que pelear y levantar la cabeza para rebajar las exigencias de la nueva PAC agroambiental impuesta, que reduce drásticamente las producciones y en algunos casos son imposibles de llevar a cabo. Para rebajar la carga burocrática. Para solucionar el problema del relevo generacional o los problemas demográficos. Para solicitar la derogación de las leyes ambientales y protección de especies, que atentan contra la agricultura, ganadería y zonas rurales. Para que se cumpla la ley de precios, donde el agricultor no sea obligado a vender a perdidas. Para exigir el cumplimiento de control fitosanitario de la normativa Europea para todos los productos que entran de países extracomunitarios. Para comprometerse en una política de gestión del agua consecuente con las necesidades de cada territorio. Para poner claridad en el etiquetado con los países de procedencia de los productos, y precio en origen y final. Para la imposición de aranceles a la entrada de productos extracomunitarios.

Todo debemos reflexionar sobre ello y alejarlo de intereses ideológicos y políticos y de conveniencias sindicales espurias o del oportunismo de los grandes fondos de inversión que quieren quedarse con la riqueza de la agroalimentación. Es un problema de todos, del mundo rural y de la sociedad urbana. Y por ello debemos luchar como lo están haciendo en Francia, Alemania, Países Bajos, Polonia y Rumanía en otros.

EDUCACIÓN Y POLÍTICA

Decía el filósofo esloveno de izquierdas Slavoj Zizek que «La ideología es más eficaz cuando es invisible». Y eso ha ocurrido durante muchos años con el sistema educativo en España que sigue usándose como herramienta partidista y basándose en las estructuras ideológicas heredadas de un modelo pedagógico basado en “modernas y progresistas” teorías educativas erradas, en las que la protagonista es la educación emocional y la adquisición de competencias; marginando el aprendizaje memorístico por una enseñanza caritativa sin apenas esfuerzo, ni mérito, ni exigencia; más destinado a que nadie se quede atrás y a impartir un trato torpemente igualitario; pero igualitario por debajo, castigando la excelencia.

La educación en España debe afrontar este problema porque se sitúa más que nunca entre las necesidades urgentes que tenemos que resolver como país y como sociedad. Nuestros alumnos merecen que se corrija el rumbo de la enseñanza con un pacto educativo que perdure en el tiempo y que adopte un nuevo enfoque pedagógico, común a todos, sin sesgo ideológico; que establezca criterios objetivos de evaluación y con evaluaciones externas con valor académico al final de de la Primaria y de la Secundaria, para por un lado motivar y exigir a los alumnos a esforzarse más a aprender y sirvan de acceso a la etapa siguiente; y por otro lado para que nos permita hacer una radiografía del momento y conocer de esta forma la realidad de lo que pasa, de lo que falla, de lo que acierta.

En estos días se acaba de anunciar un plan de refuerzo educativo que se financiará con 500 millones procedentes de los presupuestos de 2024 que, según calcula el Ministerio de Educación, podría beneficiar a unos 4,7 millones de alumnos entre tercero de Primaria y cuarto de la ESO desde el próximo curso. Esto es una tirita más para evitar la sangría de nuestro modelo educativo. No necesitamos más parches inservibles sino transformar el sistema educativo.

La educación, es desde hace muchos años un campo de batalla político en el que muchos actores quieren imponer su ideología, sus modelos, sus intereses espurios. Solamente si afrontamos el cambio desde la reflexión, desde el encuentro de las partes, con la debida tranquilidad e investigando sobre los problemas y las medidas que deben ser implantadas de manera general y no de una forma puntual y reaccionaria pondremos cura a este enfermo modelo educativo, para de esta forma atenuar los impactos negativos de esta crisis educativa y las deficiencias en las que estamos inmersos con nuestro modelo educativo.

LOS EFECTOS DEL HURACÁN PISA

El informe PISA siempre causa estragos y sus datos vuelven a caer como vendavales fuertes en los territorios en los que no salen bien parados debido a la magnitud de los daños y a la intensidad que este evento educativo y sus efectos tiene entre los políticos; al que sin ningún género de duda se enfrentan como si fuese una línea de inestabilidad muy fuerte en la ya de por si atmósfera educativa muy inestable desde hace unos cuantos años.

La comunidad de Madrid ayer mismo anunciaba que limitará de cara al próximo curso el modelo bilingüe que lleva casi 20 años en funcionamiento en sus aulas. Y lo ha hecho después de observar que con dicha formación se produce un descenso en los conocimientos que obtienen los alumnos tanto en la materia base que se imparte en inglés como en la propia lengua extranjera. El año que viene impartirán la asignatura de Geografía e Historia en español porque de esa forma reforzarán el estudio de la Historia y evitarán que sus contenidos se rebajen por impartirlos en inglés. El Gobierno de Cataluña también ha iniciado medidas para paliar los efectos del huracán PISA creando con urgencia una comisión de profesores y expertos para mejorar la educación tras el fracaso en PISA.

Fuera de nuestro país también se han anunciado una serie de medidas de choque en respuesta al bajón de las calificaciones de PISA en matemáticas y en comprensión lectora. En Francia, la principal medida será la creación de grupos de nivel para los alumnos de secundaria para intentar luchar contra el fracaso escolar. Justifican la separación de los estudiantes en función de su nivel en francés y matemáticas y empezará a aplicarse en el curso 24-25.

En las pruebas PISA 2022 España ha quedado en el lugar 28 y tan solo ha obtenido 477 puntos, su peor resultado desde 2006 en el que obtuvo 476 puntos. Las pruebas PISA son las pruebas internacionales más importantes del mundo por el número de participantes, casi 700.000 alumnos de 81 países, y porque al ser internacionales, los resultados no pueden ser retocados por los respectivos gobiernos. Se realizan a alumnos de 15 años cada tres años y sus resultados se publican a finales del año siguiente. Esta última edición que tocaba hacerla en 2021 se retrasó a 2022 para aminorar el efecto del confinamiento debido a la pandemia del Covid.

España ocupó el lugar 14 en el año 2022, es decir 15 lugares más arriba que el obtenido por sus alumnos en las PISA 2022. España ha bajado 3 puntos de media (ha bajado 8 en matemáticas, 3 en comprensión lectora y ha subido 2 en ciencias), quedando con 477 puntos por debajo de la media de los países de la OCDE que es de 478 puntos.

Si hacemos un análisis por comunidades, Castilla y León, Asturias y Cantabria son las tres Comunidades Autónomas con la mejor puntuación en las tres pruebas en el informe PISA 2022. Cataluña es la Comunidad Autónoma que más ha bajado, con 18 puntos menos de media, debido a un descenso de 22 puntos en comprensión lectora, de 21 en matemáticas y de 12 en ciencias. La sigue el País vasco y Castilla – La Mancha que pierden 11 puntos cada una de ellas de media. La educación de nuestra comunidad se sitúa en el furgón de cola de la calidad de enseñanza, los terceros por la cola. Solo estamos por delante de Canarias y de Andalucía.

Las comunidades que más han mejorado son la de Madrid que ha mejorado 12 puntos de media respecto a 2018 y la de La Rioja que ha mejorado 10 puntos de media, ambas sobre todo debido a que han mejorado en comprensión lectora 22 y 20 puntos respectivamente.

No sorprende ver que comunidades en las que se ha prohibido o dificultado la enseñanza en lengua castellana durante más años, es decir en Cataluña y en el País Vasco obtengan las peores notas. Esto demuestra que su modelo lingüístico no funciona. El efecto de la inmersión nacionalista provoca que estas comunidades autónomas obtengan los peores resultados.

El mayor problema de nuestro sistema educativo está relacionado con el nivel de exigencia y con el esfuerzo. No se puede promocionar de curso y de etapa sin haber aprendido lo establecido. Al no haber exigencia, el alumno no se esfuerza y al no esforzarse no aprende lo que le corresponde. Los centros no se atreven a ser más exigentes por miedo a que sus alumnos se vayan a otros centros más permisivos y por miedo a la presión que el sistema hace a través de sus terminales de poder en forma de directores de centros y de sus altos comisarios políticos en las figura de esos inspectores que presionan constantemente para que haya menos repetidores de curso y para que las leyes y normas establecidas sean aplicadas a rajatabla, para que se puede dar por superada la Primaria, la ESO y el Bachillerato aunque se tengan materias suspendidas.

Este modelo es un fraude al considerar que todos los alumnos han de aprobar la ESO, tengan el nivel que tengan, sepan lo que sepan todos, o casi todos han de titular. No se puede regalar el aprobado, no se pueden rebajar tanto los contenidos. No se puede dar aprobado general. Ese es le cáncer de nuestro sistema educativo.

KOALAS Y ARDILLAS

Hoy me preguntaban, charlando sobre la apertura de la XV Legislatura, si yo sabría detectar a un tirano. No es difícil detectar a un tirano le comentaba a mi compañera de tertulia; aparecen como solucionadores de problemas, pero se acaban convirtiendo en el problema. Unos utilizan la fuerza, pero otros sus habilidades sociales. Cuanto más dicen defendernos menos nos aportan. No ayudan y van a su beneficio. Dicen que se interesan por nosotros, pero les preocupa mucho más sus asuntos de poder. Parecen estar abiertos a nuestros problemas pero su cerrazón les caracteriza.

Para identificar un tirano tienes que observarle su actitud. Tienen maravillosas ideas, bonitas palabras, grandes reflexiones, pero su actitud no es todo lo ejemplar que parece. Dicen no tener todo el reconocimiento que merecen y se sienten incomprendidos por la sociedad que oprime.

Cuanto más grande es el poder más lejano y tirano es. Siempre tienen una posición muy airada cuando se le critica. No admiten reproches, intentan cohibirlos. Utilizan el silencio y el engaño como mecanismo de abuso de poder y superioridad. Nos cuentan mentiras para asumir la verdad. Nos ocultan la realidad. Se aprovechan de nuestro miedo, de que vivamos adormecidos, de nuestra sumisión y de nuestra pasividad.

Hay dos formas de vivir: anestesiados y arrodillados o intrépidos y críticos. Los primeros viven arrodillados y esclavos de los demás, aceptando sus voluntades y obedeciendo lo que imponen. Viven en un estado de vigilia permanente. Soñando de forma continua. Inconscientes del mundo que les rodea. Viven su realidad cobardemente. Yo a estos, los llamo koalas, duermen 24 horas diarias 7 días a la semana.

A los segundos les llamo ardillas porque son revoltosas, enérgicas, muy valientes y les gusta vivir en libertad y equilibrio. Son personas sensibles a la realidad que le rodea, transformadoras, con un alto sentido de la justicia y valientes para expresar su desacuerdo; aunque las continuas luchas por expresar sus opiniones y no engañarse a ellos mismos les suele generar inquietud.

Vivir, como veis, se puede vivir de dos formas,¿cómo vives tú?

NO FALTES A CLASE EL 24N

“Falta a clase para todo el día lectivo” dicen en un cartel de un sindicato incitando a la huelga estudiantil, haciéndolo coincidir con la convocatoria a huelga general convocada para hoy desde ese mismo sindicato.

En cualquier país de nuestro entorno sería un enorme escándalo que se utilizaran las aulas para adoctrinar a los jóvenes. La enseñanza es un derecho fundamental que debería estar presidido por una estricta neutralidad.

La politización de los sindicatos les ha hecho perder credibilidad. Creo que un buen sin­dicato debe estar para unir y no para dividir. La fractura que buscan constantemente no contribuye en nada a la labor primordial de estas asociaciones, que es la defensa de los derechos y las mejoras de las condiciones de los trabajadores, pensionistas y personas más vulnerables.

Hoy, están usando éstas prácticas pseudo sindicalistas y políticas con un triple objetivo, el primero para adoctrinar e influir en los jóvenes. En segundo lugar para ganar nuevos militantes y afiliados y en tercer lugar como oportunidad para aumentar su estrategia política y su potencia cuantitativa en las calles.

Los partidos políticos utilizan las manifestaciones y las huelgas en su propio beneficio. Se dedican a movilizar en la protesta para que les votemos. Siempre quieren convertir esa energía de la calle en fuerza electoral. Se aprovechan del cabreo que se genera y les viene muy bien el desgaste para ganar y activar votantes y afiliados.

Nuestros políticos, las élites de los partidos principalmente no toman las decisiones teniéndonos en cuenta, mirándonos a la cara y escuchando nuestras necesidades. Cuando surge un problema reaccionan tarde, mal y con intereses muy alejados de lo social o moral, de la calle, de las personas, de su vida normal, de lo cercano, de su cotidianeidad. Solamente piensan en sus intereses y conveniencias de partido.

LA LEY DE LA TRAICIÓN A ESPAÑA

Se acaba de registrar en el Congreso la «Ley Orgánica de Amnistía para la normalización institucional, política y social en Cataluña», que permitirá dar carpetazo a las causas judiciales abiertas a independentistas catalanes desde 1 de enero de 2012 hasta la actualidad.

Esta ley de amnistía es mucho peor de lo que temíamos. Compara esta situación con el cambio de régimen del año 1977. Compra todo el argumentario y la milonga de relato separatista con todos sus mantras como el de «no judicializar la política»; y además exonera a todo el espectro de delitos acontecidos y juzgados con sentencias firmes, desde malversación a terrorismo.

Es repetitiva y tiene un texto largo, de 23 páginas y muy farragoso. Tiene un preámbulo que constantemente está justificando la constitucionalidad de la Ley. Siempre a la defensiva. No es fiel a la verdad histórica en su larga exposición de motivos. Esta Ley, este pacto destruye la convivencia entre españoles e impone el sometimiento. Los independentistas han visto con ella una puerta abierta para seguir trabajando en sus planes de desconexión de España. Las concesiones de Sánchez han sido absolutas. Sometimiento total.

Esta Ley mutila y aniquila la separación de poderes y es una injerencia enorme en el poder judicial. Esto es un ataque sin precedentes al poder judicial. A la división de poderes y a los principios democráticos básicos. Es un plan para abolir el estado de derecho.

Lo dijo el Consejo general del Poder Judicial en un comunicado demoledor y las asociaciones de jueces y magistrados, jueces decanos, y fiscales, y los inspectores de hacienda, y de trabajo, y abogados del estado; también los presidentes de las audiencias nacionales. Ni una sola persona que integran el poder judicial en España tragan con ello.

Esta Ley de amnistia no resolverá el conflicto catalán y previsiblemente Europa no será el flotador que nos salve. El Grupo socialista en el Parlamento Europeo y los cargos socialistas tienen mucho peso y relevancia. La Unión europea es justicia paro también es diplomacia y sobre todo es política.

La ciudadanía está muy harta, pero también lo está con la clase política. Harta de sus promesas incumplidas, de que están a lo suyo y a sus intereses. Harta de una clase política que ni siquiera tiene la intención de abordar los problemas reales de la gente. La separación de poderes no existe, la democracia real tampoco. El sistema electoral no permite que podamos elegir a quienes tienen que representarnos.

No podemos, no debemos dejar en mano de los partidos políticos nuestro futuro, no van a luchar por nuestros intereses. Lo harán por sus conveniencias y por capitalizar, liderar e intentar rentabilizar las protestas en las calles y así ganar ese terreno electoral. España es lo único importante. Solo todos unidos podremos luchar contra los que quieren destruir lo que con tanto esfuerzo ha costado construir.

Los partidos políticos se jactan y dicen que no es el momento de los partidos pero solo buscan capitalizar la calle y el movimiento popular. Es el momento de una respuesta unitaria al golpe de Sánchez y dejarse de populismos, selfis, aclamaciones populares, circos y protagonismos mediáticos.

España, su unidad, su libertad, su igualdad ante la ley y la convivencia de los españoles está por encima de las siglas e intereses particulares. Se llame PP o Vox o como se llame. Esto no va de partidos, ni de izquierda o derecha, va de libertad y de igualad ante la Ley. Es el momento de la unidad de los españoles para defender España y no de postineos y teatrillos partidistas para demostrar cual es el mejor salvador de la patria; esto no va de Abascal o Feijóo.

Estamos en un momento crucial de nuestra historia y España necesita de sus ciudadanos para defenderla del separatismo y del sanchismo. Sánchez ha decido que no quiere perder el poder y la gobernabilidad le cueste lo que le cueste a España, y la ha puesto en venta, y está dispuesto a llevarnos a una dictadura. España no se negocia ni se vende. Todo esto es una grave amenaza a los españoles. No podemos permitir que Pedro Sánchez perpetre esta traición de vender España a los separatistas y golpistas. No se puede dinamitar el estado de derecho, violar la Constitución, y romper España con tal de quedarse en el poder. No hay libertad si el poder de juzgar no se separa del poder legislativo y del ejecutivo.

Los políticos, todos, deben de saber que cuando la gente sale a la calle es difícil que vuelva a sentarse sin mas, sin cambios importantes, sin transformaciones. Las reglas de convivencia y el modelo de país se tiene que decidir entre todos los españoles. Todos el silencio de la familia socialista les convierte en cómplices y en independentistas.

La impunidad que paga Sánchez para seguir siendo presidente es incompatible con la prosperidad, con la convivencia y con un futuro prospero en libertad y en igualdad, y por supuesto en democracia. Nuestro estado de derecho y nuestra democracia no puede ofrecerse en pago a aquellos que han cometido y cometerán los peores delitos contra la unidad de España.

España acaba de despertar

“España acaba de despertar”. Esto es lo que un valiente octogenario decía a los cámaras de televisión y al servicio de emergencias mientras le curaban de sus heridas tras una de las manifestaciones en la calle Ferraz de Madrid.

Abuelos como este forman parte de una generación española muy solidaria que ha dado todo a cambio de nada, que han tragado muchos sinsabores y que han tenido que superar muchas carencias y muchos obstáculos allanándonos el camino a los que veníamos después. Muchos nacieron en guerra o postguerra y crecieron en una dictadura; fueron los que con el sudor de su lucha y trabajo cambiaron el país liderando una transición. Hoy, con sus ochenta y tantos siguen luchando por dejarnos un país mejor. Son unos héroes muchos de ellos.

Llegaban ayer a mis manos dos convocatorias de concentraciones para estos días, una para el sábado día 11- N a las 12h. en la Plaza de Santo Domingo de Guadalajara y otra para el sábado 18-N en la plaza de Cibeles de Madrid. La del sábado en Guadalajara ha surgido espontáneamente de la sociedad civil guadalajareña harta ya de ver como se está vendiendo y rompiendo España, y lleva el lema de “Amnistía o Libertad”. La de Cibeles por otro lado lleva el lema de “No en mi nombre: ni Amnistía, ni autodeterminación, por la libertad, la unidad y la igualdad”.

Ha llegado el momento de despertar, como decía nuestro héroe, y en el que los españoles debemos decir ¡basta ya! Y salir a la calle. El artículo 30 de la Constitución Española dice bien claro que  “los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”; y eso es lo que toca ahora. Estamos en un momento crucial de nuestra historia y España necesita de sus ciudadanos para defenderla del separatismo y del sanchismo. Tenemos que salir a las calles a impedir que se siga pisoteando nuestro país. No podemos permitir que Pedro Sánchez perpetre esta traición de vender España a los separatistas y golpistas. No se puede dinamitar el Estado de Derecho, violar la Constitución, y romper España con tal de quedarse en el poder. Es momento de actuar y de defender a España.No hay libertad si el poder de juzgar no se separa del poder legislativo y del ejecutivo. El sábado 11-N estaré en la plaza de Santo Domingo para apoyar la defensa espontánea de la libertad por parte de un grupo de guadalajareños y también el sábado 18-N en Cibeles. No podemos dejar en mano de los partidos políticos nuestro futuro, no van a luchar por nuestros intereses, lo harán por sus conveniencias y por capitalizar, liderar e intentar rentabilizar las protestas en las calles y así ganar ese terreno electoral. España es lo único importante. Solo todos unidos podremos luchar contra los que quieren destruir lo que con tanto esfuerzo ha costado construir. Si hoy se concede una amnistía que quebrante los principios de igualdad, de libertad y de separación de poderes por intereses puramente partidistas, mañana lo volverán a hacer otros.

NUESTRAS LIBERTADES ESTÁN EN PELIGRO

Nuestras libertades están en peligro. Este domingo día 5 de noviembre estaré en Valencia en la manifestación que hemos organizado y convocado desde la Asociación Civil Democrática para defender y proteger la libertad. Se trata de no perder nunca la dignidad, ni el amor propio. Y por supuesto tampoco la libertad. Vale la pena luchar por lo que vale tener. Nunca debemos renunciar a la búsqueda de un mundo libre, igual y justo. Luchamos poco por la libertad, tenemos la idea equivocada que ya somos lo suficientemente libres. No es así.

En España estamos perdiendo la libertad a la misma velocidad que se destruyen los cimientos más resistentes de la sociedad española tal y como la conocíamos. No es una manifestación de un partido político; ninguna manifestación de cualquier partido político tiene otra intención que no sea la de encumbrar al líder político de turno. Cada vez más los españoles vamos teniendo claro que las élites y sus partidos están siendo poco útiles para solucionar nuestros problemas y para luchar por la democracia, la libertad, la justicia, y nuestro bienestar. Sin libertad la democracia es despotismo, es abuso de poder, es el «todo por el pueblo pero sin el pueblo».

Vivimos en un país en el que da igual de qué sector provengas, da igual que seas agricultor, ganadero, profesor, abogado, autónomo, ama de casa… Da igual. Tus libertades están siendo cercenadas constantemente, con el único objetivo de que los partidos del sistema político oligárquico y parasitario puedan perpetuarse en un ciclo sin fin en el que cada partido hereda, cuando le toca, la miseria que ha generado el partido anterior.

Asistimos a un momento crítico en España. Un momento en el que comprobamos que hay españoles de primera y de segunda, en dependencia directa de su adscripción política y de las circunstancias electorales de cada momento. Lo estamos viendo en Cataluña, una región española sometida a la voluntad política de unos cuantos y en la que, dentro de muy poco, observaremos con la boca abierta cómo se concede una amnistía a delincuentes que ya han sido condenados, por el simple hecho de que los intereses personales de uno solo, el señor Sánchez Castejón, pasan por la voluntad de quienes pretenden romper España.

Los ciudadanos sobrevivimos en una tiranía permanente, anestesiados por las promesas incumplidas de una clase política que ni siquiera tiene la intención de abordar los problemas reales de la gente. La separación de poderes no existe, la democracia real tampoco, puesto que el sistema electoral no permite que ninguno de los que estamos hoy aquí podamos elegir a quienes tienen que representarnos, votamos por unas siglas, sean las que sean; y esas siglas, a través de los aparatos empresariales de cada partido político, son las que se encargan de confeccionar de manera vertical unas listas electorales que responden, únicamente, ante los intereses de cada uno de esos partidos.

¿Dónde quedan los intereses de los ciudadanos? ¿Dónde queda la representación de la gente de la calle? En ningún sitio porque, simplemente, no existe.

El domingo en Valencia también apoyaremos al mundo rural y al sector primario. Nuestro mundo rural se muere y nadie mueve ni un solo dedo para revertir esa situación. Es urgente e imprescindible impulsar la lucha por la defensa de un mundo rural vivo y libre, que afronte los graves problemas que padece, además de la degradación, menosprecio e infravaloración al que está sometido cada día. Es urgente poner en valor estse sector estratégico incuestionable para nuestra economía. Es urgente defender el uso prioritario de nuestras tierras agrícolas y ganaderas para a producción de alimentos. Nuestros pueblos merecen oportunidades, servicios, infraestructuras, apoyo y ayuda para desarrollar sus infinitas posibilidades y recursos, respetando su biodiversidad, sus costumbres, sus tradiciones y su forma de vida.

Todos merecemos que nuestra forma de vida, nuestras libertades y nuestras tradiciones sean respetadas. Y por eso estaré el domingo en Valencia junto a la Asociación Civil Democrática: para alzar la voz en contra de todos aquellos que quieren convertirnos en marionetas de una agenda, la agenda 2030; que tras sus 17 mandamientos esconde la firme intención de acabar con todo aquello que hoy entendemos por libertad. Una agenda globalista disfrazada de nobles objetivos, pero que lo único que pretende es desintegrar a las clases medias y finiquitar la soberanía de las naciones, poniendo a las élites burocráticas como elementos decisivos en las vidas de los ciudadanos.

Por todo ello estaré el domingo en la Plaza de Alfonso El Magnánimo en Valencia, para gritar alto y claro a nuestros políticos, que no nos representan, que están muy lejos de los intereses de los ciudadanos y que nuestra libertad no es una moneda de cambio que puedan utilizar a capricho. Por eso estaremos allí, para plantar cara como sociedad civil, para decirles que nos encontrarán en las calles defendiéndonos y para gritar ¡VIVA LA LIBERTAD!

Pin It on Pinterest